¿Cómo que “sé sumisa”?

["Expediente H" es una sección del programa La Plaza en Llamas]

En el ExpedienteH de esta noche quiero compartir unas ideas de allá por 1953, cuando a las mujeres se nos decía en un manual cómo ser una buena esposa (creado y difundido por la Sección Femenina de la Falange Española):

 

Os parecerá algo trasnochado, ¿verdad? Pues una llamada “periodista” italiana, llamada Costanza Miriano, ha publicado un libro que lleva por título “Cásate y sé sumisa. Experiencia radical para mujeres sin miedo”, y que en Italia se ha convertido en best seller. Sí. Ríete tú…

En España, de la mano del arzobispado de Granada (sí, ese en el que el arzobispo ha dicho que se puede violar a las mujeres que han abortado), se ha publicado esta joya de la caspa con la siguiente sinopsis:

“¿Qué viene después del beso final? ¿Después del “the end”? ¡Sería estupendo que los guionistas dijeran algo! ¿Son felices? ¿Cuántos hijos tienen? ¿Alguna sabe que se puede ser feliz incluso con su marido? Ahora es el momento de aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión. Y, entre nosotras, podemos decirlo: debajo siempre se coloca el que es más sólido y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo.”

Como, al parecer, la propia autora del libro está muy sorprendida por el revuelo que ha generado en España la publicación de su libro, voy a analizar con vosotros SOLAMENTE el significado de su título. O, mejor dicho, de la segunda parte (porque todos entendemos lo que significa casarse): “sé sumisa”.

“No sé el peso que tendrá la palabra ‘sumisa’ en español pero yo desde luego no instigo a la violencia en ningún caso y menos busco que la mujer deje de ser libre o independiente. Mi objetivo es ayudar a recuperar las relaciones de amor”.

Pues vamos a verlo, Costanza (definiciones de la RAE):

sumisión.(Del lat. submissĭo, -ōnis).
1. f. Sometimiento de alguien a otra u otras personas.
2. f. Sometimiento del juicio de alguien al de otra persona.
3. f. Acatamiento, subordinación manifiesta con palabras o acciones.

someter.(Del lat. submittĕre).
1. tr. Sujetar, humillar a una persona, una tropa o una facción. U. t. c. prnl.
2. tr. Conquistar, subyugar, pacificar un pueblo, provincia, etc. U. t. c. prnl.
3. tr. Subordinar el juicio, decisión o afecto propios a los de otra persona.

subordinar.(De sub- y el lat. ordināre, ordenar).
1. tr.Sujetar a alguien o algo a la dependencia de otra persona o cosa. U. t. c. prnl.
2. tr. Clasificar algo como inferior en orden respecto de otra u otras cosas.

Es decir, lo mires como lo mires, el concepto de “sumisión” no tiene NINGUNA lectura positiva, seas hombre o mujer. Pero la autora, que afirma haber pasado su “obra” en las palabras de San Pablo a los Efesios ‘esposas, estad sujetas a vuestros maridos’, considera injusto el análisis que se ha hecho y se defiende así: “Si me denuncian tendrán que denunciar también a San Pablo y retirar todas las Biblias del mercado”. Querida Costanza, si pudiera denunciar a San Pablo, también lo haría 🙂

De acuerdo, no me he leído el libro. Pero he leído diversas entrevistas que han hecho a esta señora, y sus ideas en relación, no a la palabra, sino al significado pleno de sumisión, no se esconden. En esta entrevista, a la pregunta “¿Cómo es una buena esposa?” responde esta perla:

“Una buena esposa sabe acoger con dulzura y paciencia. Mira a su marido desde un punto de vista positivo y acepta como bueno lo que viene de él. Pospone la confrontación: controla sus emociones y espera. Y nunca, jamás, contradice al padre delante de los hijos.

Claro, ella se escandaliza cuando le dicen que su texto favorece comportamientos violentos contra la mujer, y es que es tan inepta que cree que sólo se alienta la violencia diciéndole a alguien que pegue. No, señora. Si no educas desde el respeto y la igualdad, si consideras que la mujer debe soportar cualquier situación sin rechistar, si educas en esa sumisión que tú defiendes, generarás relaciones de sometimiento, relaciones desequilibradas y perversas, que acaban en maltrato a muchos niveles.

Lo que no entiende Costanza, y es normal ya que no ha disfrutado de nuestra gloriosa dictadura, es que lo que ella cuenta como una originalidad ya lo sabíamos las mujeres españolas en los años 50 del siglo pasado gracias a los fascistas del régimen de Franco. Visto esto, tengo que concluir que la Sección Femenina de la Falange Española estuvo muy adelantada a su tiempo 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *