De titulares perversos y “héroes” sobre ruedas

[”Expedientes H” es una sección del programa La Plaza en Llamas (@LaPlazaenLlamas)]

Uno puede decidir lanzarse a la aventura y hacer realidad un sueño. Todos tenemos sueños y está bien querer alcanzarlos. ¿Pero qué pasa cuando por cumplir ese sueño ponemos en peligro la vida de otras personas? Lo curioso es que hay gente que considera heroico (¿?), y no irresponsable, el hecho de adentrarse, por ejemplo, en un país en conflicto.

Ayer saltó la noticia de que Javier Colorado, un madrileño de 27 años, había sido herido en Pakistán, país que estaba atravesando en su vuelta al mundo en bicicleta. Veamos cómo se publicó la noticia en el diario 20 minutos:

Herido leve un ciclista español en Pakistán en un ataque en el que han muerto siete policías

No sé si os dais cuenta de hasta qué puntola construcción del titular es perversa: ponen por delante la condición de herido del español y no la muerte de siete personas. Con esta estructura se consiguen dos cosas:

  • por un lado, que el lector sienta “alivio” de que “uno de los nuestros” esté bien (aunque herido),
  • y por otro, que se perciba la muerte de esas personas como un elemento secundario y desvinculado del sujeto nacional (cuando lees la noticia te enteras de que los policías muertos habían sido asignados por el gobierno pakistaní para escoltar al ciclista).

Un titular informativo, no manipulador, se debería haber construido así:

Siete policías mueren en un ataque mientras protegían a un ciclista español que fue herido leve

La segunda lectura de esta noticia se encuentra en las reacciones de sus familiares, amigos y seguidores. Todos ellos consideran que dar la vuelta al mundo en bicicleta es un acto heroico. Aquí vuelve a entrar en juego lo que subjetivamente entendemos por heroicidad y que, personalmente, reservo para individuos y actos de otra índole.

héroe.
(Del lat. heros, -ōis, y este del gr. ἥρως).
1. m. Varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes.
2. m. Hombre que lleva a cabo una acción heroica.

heroico, ca.
(Del lat. heroĭcus, y este del gr. ἡρωϊκός).
1. adj. Se dice de las personas famosas por sus hazañas o virtudes, y, por ext., también de las acciones.

Dejando a un lado la cualidad o no de héroe de Javier, este ciclista decidió realizar su sueño de dar la vuelta al mundo en bicicleta trazando un recorrido en el que pasaba por Pakistán. El mismo Ministerio de Exteriores desaconseja entrar en este país “salvo por razones de extrema necesidad”, ya que “EXISTE UN SERIO RIESGO DE QUE SE PRODUZCAN SECUESTROS DE CIUDADANOS EXTRANJEROS EN TODO EL PAÍS” y por “EL ELEVADO NÚMERO DE ATAQUES TERRORISTAS Y DE ACTOS VIOLENTOS DE CARÁCTER SECTARIO”.

Estando la situación del país tan revuelta, cuando el ciclista llegó a la frontera, el propio gobierno pakistaní le asignó una escolta para protegerle. Llegados a este punto, en el que no sólo pones en riesgo tu integridad física (y aquí el problema no es sólo que te maten sino que te puedan secuestrar y tu gobierno tenga que pagar un rescate) sino que está en juego la vida de otras personas, ¿no habría sido el momento de replantear esa ruta?

Lo más sorprendente es la reacción de las personas que ven en Javier un héroe. Las muestras de apoyo en Facebook tras el comunicado de la familia son un buen ejemplo de cómo se pone en valor una acción irresponsable sin cuestionar las consecuencias de la misma. Aquí os dejo algunos extractos para que podáis apreciar el nivel de reflexión de estas personas que, por supuesto, ni siquiera tras haber muerto SIETE PERSONAS consideran que Javier haya sido, por lo menos, imprudente en su decisión de atravesar Pakistán (como si no hubiera más rutas en el mundo para proseguir con su sueño…).

— Javi no iba por ahí provocando ni pidiendo que esto ocurriera
— 
la única culpa de lo que ha pasado es de los terroristas
— 
áinmo maquinón, estamos contigo y si has saldo ileso como parece no dudes que es porque Dios ha querido que puedas seguir con tu aventura
— 
Cuanta envidia!!!! Y que triste es la vida de mucha gente
— 
todo susto pasa así y quedan muchos km que pasar bajo esas ruedas
— 
los mismos que dicen que Javi es egoista x no evitar esa zona xq es peligrosa y sabe a lo que se enfrenta, son los mismos que dicen que hay que enfrentarse a los politicos y a todos para defender sus ideales…

Con estos comentarios, muchos de ellos asquerosamente ‘buenistas’ y todos bastante ridículos e infantiles, parece que el titular de la noticia debería tener un toque épico y fantástico. Como diría Juanjo de la Iglesia en su “Curso de ética periodística” en el programa ‘Caiga quien caiga’, dejemos volar nuestra imaginación y titulemos esta información tal y como se merece 🙂

El héroe de las ruedas español sale herido leve del ataque terrorista islamista tras intentar salvar, sin éxito, a siete policías

3 comentarios

  1. Señorita horrillos, no sé si se ha percatado que en el 95 % de los blogs no hacen más que echar mierda sobre el ciclista Javier Colorado, del mismo modo que lo hace usted, por lo que esta entrada no hace más que dar la razón y ponerse en el grupo a todos aquellos a los que no les hace falta saber la verdad para criticar. Por lo cual, le sugeriría que fuese pensando cambiar el nombre de su blog. Le sugiero que lo llame “A corriente” o mejor aún “donde va vicente”

    • Señorito Mizukubo(s) [mi apellidos es Horrillo, no horrillos, a ver si se fija un poco que no duele], yo llamo a mi blog como me sale de las narices. Faltaría más. Le agradecería que para no aportar absolutamente ningún elemento interesante al debate, no molestara. Si no le gusta lo que lee y no es capaz de hacer ni una crítica con fundamento, lo tiene muy fácil: no vuelva a entrar en este sitio, que nadie se lo ha pedido. Besis desde el mi trono 😉

  2. Esto me recuerda el caso aquel de una asociación barcelonesa que quiso llevar “ayuda humanitaria” a Dakar (Senegal). Algo que se hace llenando varios contenedores estándar y contratando con una naviera que haga la ruta España-Senegal (hay varias) Pero no. Compraron camiones todoterreno de segunda mano y se montaron su particular Barcelona-Dakar pasando por la entonces peligrosa Mauritania, que sufría ataques de Al Qaeda en el Magreb Islámico (en un ataque a un puesto militar murieron a 19 soldados).

    Y sucedió. Entre Nuadibú y Nuakchot el convoy sufrió un ataque y el último vehículo fue interceptado por bandoleros con tal mala suerte que nadie se enteró hasta la siguiente parada. Los bandoleros revendieron a los tres españoles secuestrados a la organización Al Qaeda en el Magreb Islámico y el resto es historia. Eso sí, en la prensa se habló de “cooperantes” y “caravana solidaria”.

Responder a Patricia Horrillo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *