Procesos de cambio

La bajada del IRPF no beneficiará al 80% de autónomos

[Artículo publicado originalmente en El País]

La medida es bien acogida por el colectivo aunque la considera insuficiente

PATRICIA HORRILLO | Barcelona | 19 MAY 2009

El anuncio del Gobierno sobre la reducción del 5% de impuestos para autónomos que tributan sobre el IRPF ha sido recibido con prudencia por este colectivo. El problema es que esta medida no beneficiará al 80% de los autónomos catalanes, ya que “la mayoría cotiza por módulos (tributación simplificada)”, según explica el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Cataluña, (ATAC), José Luis Olmedo, que califica la noticia de “positiva” pero “claramente insuficiente”.

“Sería mejor que [los autónomos] tuvieran el subsidio de desempleo”, se queja Olmedo, que ve muy lejana la promesa hecha por el Gobierno de que, a partir de 2011, este colectivo podrá disfrutar por primera vez de una prestación por cese de actividad. Y es que “en el caso de los autónomos, perder el trabajo significa la ruina”, explica el secretario general de la Federación Sindical de Trabajadores Autónomos Dependientes de Comisiones Obreras (CC OO), Jordi Gutiérrez. La crisis está haciendo que muchos de ellos se den de baja ante la imposibilidad de hacer frente a sus cotizaciones, especialmente en Cataluña, una de las comunidades más afectadas por este problema.

Así lo corrobora el informe publicado por CC OO según el cual, de diciembre de 2007 a marzo de 2009, han dejado de cotizar en Cataluña 32.063 trabajadores por cuenta propia. Esto supone una caída del 5,38%, la segunda mayor de España (-4,64 % de media), sólo superada por la Comunidad Valenciana (-7,36 %). Tal como explica Salvador Duarte, presidente de la Confederación de Trabajadores Autónomos de Cataluña (CTAC, próxima a la UGT), las medidas tomadas por las autoridades, como el Fondo Estatal de Inversión Local del Gobierno (FEIL), “están empezando a desencallar la situación económica, pero aún existen datos preocupantes”.

Los sectores más castigados son la construcción, las actividades administrativas y servicios auxiliares y las industrias manufactureras. Sin embargo, hay muchos autónomos de otros ramos que también lo están pasando mal. Un buen ejemplo es Alfonso González, que se puso a trabajar por cuenta propia después de 25 años como asalariado y ahora tiene un comercio que no termina de despegar. “Puse la tienda cuando la crisis sólo era desaceleración, pensando que sería una gran oportunidad”. Pero las ventas han bajado el 30% “y para mantener una empresa necesitas crédito. Ahora no lo hay”, se lamenta.

Olmedo, presidente de ATAC, también censura esta falta de apoyo de los bancos: “Nos han cortado el grifo totalmente”. Además, critica que las ayudas anunciadas, “los pequeños autónomos ni las han olido”, en alusión a la línea de créditos del ICO. Por su parte, el Departamento de Trabajo de la Generalitat asegura que durante 2008 ayudó a 2.009 autónomos (en el pasado mes de marzo había 564.008 en Cataluña), a los que dedicó más de 8,3 millones de euros, cifra que prevén ampliar hasta los 12,8 millones de euros en el presente año.

El otro gran problema que se encuentran los autónomos es la morosidad de sus clientes. Gutiérrez, de CC OO, sostiene: “tendría que volver a ser delito pagar con cheques sin fondos”. Desde la entrada en vigor del Código Penal de 1995, para que exista una condena por este motivo hay que demostrar que hubo intención de engaño por parte del acusado.

La ley de morosidad establece que los pagos deben realizarse en 30 días desde la emisión de la factura, pero permite que las partes negocien un periodo más amplio. “Las empresas grandes imponen plazos más largos y, a veces, los autónomos tienen que adelantar el IVA de una factura que no cobrarán nunca”, denuncia Duarte, presidente de CTAC.

Para combatir esta situación, los representantes de los trabajadores por cuenta propia proponen diversas soluciones. Duarte cree que se debería “modificar la ley de morosidad porque ahora los autónomos se encuentran indefensos”. Gutiérrez insta a la Generalitat a que “organice un comité de crisis específico para el trabajador autónomo” y demanda a las administraciones “que se garantice el crédito” y que se respalde “la viabilidad de las actividades de los autónomos que ya están en activo”. Todo para librar de obstáculos la carrera de los autónomos.

“He perdido el 75% de mis clientes”

María José Pintos (30), periodista autónoma en una agencia de comunicación, sabe lo que implica no cobrar: “He tenido que buscar nuevos clientes, porque los antiguos habían dejado de serlo. Se convertían en morosos por deudas que ellos contraían a su vez”.