Procesos de cambio

La Gazette de France

La aparición de los diarios suele asociarse, erróneamente, al desarrollo de los Estados liberales y al concepto de democracia por su vinculación a la libertad de expresión y a la libre circulación de información. Sin embargo, la primera gran publicación periódica y de cierto peso en Europa se enmarca en un contexto poco afín a las libertades individuales, como fue la monarquía absoluta francesa del siglo XVII, que dio lugar a la Gazette o gaceta, término procedente de las palabras italianas gazza, urraca, y gazetta, moneda veneciana a cuyo precio se vendían hojas informativas.

La Gazette fue el primer periódico de Francia, y su número de salida se remonta al 30 de mayo de 1631. Su fundador, también considerado el padre del periodismo francés, Théophraste Renaudot (Loudun,1586 – Paris, 1653), fue un protestante converso que consiguió del rey Luis XIII, de quien era médico, un privilegio de impresión, que le aseguraba el visto bueno del gobierno y la ausencia de competencia. Además, el Cardenal Richelieu, que era el primer ministro francés y protector de Renaudot, le concedió el derecho para que él y sus hijos pudieran publicar “a perpetuidad”.

Hasta el nacimiento de la Gazette, las novedades y los acontecimientos circulaban mediante papeles escritos a mano (nouvelles à la main), a los que sólo podían acceder algunos individuos debido a su elevado coste y al bajo nivel de alfabetización de la población francesa de la época. Así, la Gazette se convirtió rápidamente en el medio más importante y efectivo de difusión de las noticias y, como estaba dirigido por la monarquía, en la mejor herramienta para controlar el flujo informativo que circulaba en el Estado. Tal y como lo expresó su fundador, la Gazette era “el periódico de los reyes y de los poderosos de la Tierra”. Con esta publicación, que pasó de 1.200 ejemplares en los tirajes iniciales a 12.000 a finales del siglo XVIII, se ayudó a elevar el nivel cultural y se fortaleció el poder real y el centralismo del Estado.

Poco después de que la Gazette se pusiera en marcha, la monarquía decidió completar ese modelo de prensa política con el Journal des Savants (1665), de carácter científico, y el Mercure galant (1672), referido al mundo literario y cultural.

La Gazette se publicaba semanalmente e informaba a sus lectores sobre los acontecimientos de la Corte y de la nobleza. En sus inicios, incluía noticias del extranjero y avisos oficiales, pero, al poco tiempo, se empezaron a publicar sucesos ocurridos dentro del país. Más adelante, aparecerían noticias, artículos y comentarios de tipo político, algunos de los cuales eran escritos por el Cardenal Richelieu y por el propio Luis XIII.

Durante el nacimiento de la revolución francesa, la Gazette guardó silencio y ni siquiera mencionó la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789, centrándose exclusivamente en explicar los actos a los que acudía el gobierno. Pese a sus orígenes, sobrevivió a los nuevos periodos de la historia de Francia y no cerró sus puertas hasta 1915.