Procesos de cambio

Los correctores madrileños de la Wikipedia

[Reportaje publicado en ABC]

En la capital existe un grupo de personas que, todos los lunes en una sala de Medialab-Prado, contribuye al saber colectivo sin pedir nada a cambio

Enrique Delgado Sanz – @DelsanzMadrid | 07/02/2016

Todo el mundo ha usado al menos una vez Wikipedia, esa manantial que reúne prácticamente todo el conocimiento existente y que, pese a lo excepcional, se ha convertido en algo cotidiano. Quizá sea por esto por lo que muy pocos se preguntan de dónde sale la ingente cantidad de información de la que hace gala. Pues bien, todos esos datos, artículos, biografías y páginas no surgen por generación espontánea ni caen del cielo, los hacen personas, y precisamente en Madrid hay un equipo que se reúne todos los lunes para aportar su granito de arena en este océano del saber.

«Somos un grupito muy apañado», dice con normalidad Paz Castro Arillos, una de las integrantes de Wikiesfera, como se denomina este pequeño ejército de editores de Wikipedia que dirige Patricia Horrillo, periodista e impulsora del mismo. Aunque Castro considere que juntarse todos los lunes para editar esta enciclopedia es algo cotidiano, al contrario, no lo es y bien lo sabe Horrillo.

Para la creadora de Wikiesfera, la primera barrera por la que en España tanta gente usa Wikipedia pero tan poca la edita se sitúa en el miedo al error y, por ende, al sentimiento de no sentirse legitimado para escribir sobre un tema, aunque lo dominemos.

«A veces veo publicados artículos
muy flojos mientras que otros míos
no me los pasan porque no les parecen relevantes»

Según apunta Horrillo, esto se resume en una pregunta que, en su experiencia, se hacen desde los catedráticos universitarios hasta los parados: «¿Cómo voy a coger yo y modificar esto?». En España «no tenemos interiorizado el rol de poder aportar», subraya la periodista, quien va un paso más allá al afirmar que, en ocasiones, «aún siendo expertos, creemos que alguien puede aportar más que nosotros sólo porque está acostumbrado a usar la herramienta».

Es cierto que cualquiera puede escribir y editar los artículos ya existentes, sin embargo conseguirlo no es una misión sencilla por el estricto perfil de los correctores, con los que Castro tiene una pequeña cruzada personal. «A veces veo que hay publicados artículos muy flojos mientras que otros míos no me los pasan porque no les parecen relevantes», explica, algo indignada, esta empresaria cuyo objetivo en Wikipedia es dar visibilidad a las mujeres cooperativistas de su Andalucía natal.

El papel de la mujer

Pese a haber chocado en varias ocasiones contra el muro de los correctores -que aquí se llaman bibliotecarios- Castro reconoce que también se ha colgado un par de medallas en artículos importantes. «Yo fui la que puso en el perfil de Florentino Pérez que era viudo y también he trabajado en el de Rosalía Mera, la mujer que creó Inditex junto a Amancio Ortega», enumera.

«Estoy muy contenta de haber creado artículo de la presidenta de la Organización Mundial de Cooperativas de Trabajo, Monique Leroux, que es una crack canadiense», destaca la empresaria, orgullosa de contribuir, desde su ordenador cada lunes y en sus ratos libres, a ensalzar el papel de mujeres destacadas que no tienen un lugar acorde con sus logros en Wikipedia. «Igual que los chicos quieren ser futbolistas, que las mujeres vean que también tienen referentes», culmina Castro.

Justo en esta línea, Nieves Limón y el equipo del proyecto «Género y Figura» desembarcaron en Wikiesfera hace unos meses con la intención de «crear una entrada sobre mujeres fotógrafas» puesto que, como lamenta Limón, antes «no había ninguna» en castellano.

Por el momento han traducido unas cuantas y el equipo de Wikipedia ha aceptado estas páginas, pero a partir de ahora el objetivo es seguir creciendo e incluso llegar a crear un listado de mujeres fotógrafas «y que la comunidad vaya añadiendo contenido» ya que, según admite, en el artículo sobre mujeres fotógrafas «aún quedan muchos nombres en rojo». Este hecho se traduce, empleando el lenguaje wikipédico, en que no tienen página propia algo que, en un mundo 2.0 y como apostilla Castro, «significa que no existes».

Fuente solvente

«En la versión en inglés dejan más margen, pero en la española los bibliotecarios son más estrictos», revela Castro, quien disipa así las dudas de aquellos que alimentan la creencia de que la Wikipedia no es fiable en castellano. «Puedes tener ciertos prejuicios a priori, es verdad que no es igual que los trabajos académicos o los artículos científicos, pero el objetivo tampoco es el mismo», suscribe Limón.

Horrillo, por su parte, cree que en España falta cultura de Wikipedia, al contrario que en Estados Unidos donde, según confirma la impulsora de Wikiesfera «hasta las universidades se reparten las páginas que van a crear», especifica la periodista, que sin embargo lamenta que aquí la docencia le dé la espalda a esta herramienta.

«Este problema sigue existiendo, todo el mundo consulta Wikipedia pero entre docentes hay mucho descrédito», comenta Horrillo, quien indica, como si se tratara de una regla infalible, que «Wikipedia mejora si hay una cantidad amplia de personas que la edita».

De momento no son muchos los que hacen lo que Patricia, Nieves y Paz lunes tras lunes, quienes no dudan en invitar a todo aquel que se quiera sumar a su equipo. «Esto engancha, es como una droga, cada vez vas encontrando más artículos en los que puedes aportar algo», confiesa Castro, quien el próximo lunes por la tarde, como tantos otros lunes antes, tiene una cita.

Y quien sabe, por ahora aún son pocos, pero puede que el próximo artículo destacado de Wikipedia, o el que cuente la vida del último premio Nobel lleven, aunque no lo sepamos, firma española.