Procesos de cambio

Nadie hablará de nosotras si no estamos en Wikipedia

[Artículo publicado originalmente en Tribuna Feminista]

Puede que penséis que esta afirmación resulta algo exagerada. Pero, si entráis en Google (aunque hay más buscadores, éste es el más utilizado) y buscáis el nombre de alguien sobre quien queráis investigar, comprobaréis que la primera entrada que aparece es de Wikipedia, siempre que exista un artículo de esa persona, por supuesto. Con lo cual, parece bastante evidente que existir en la enciclopedia libre y colaborativa es importante para “existir”, en abstracto. Pese a la demonización de esta plataforma que llevo escuchando de profesores y periodistas desde hace diez años, es el principal lugar de consulta de millones de personas en todo el mundo (ellos incluidos).

Aunque con sus 15 años de vida, podemos decir que ha alcanzado un gran éxito de crecimiento, los datos en relación a nuestra presencia en Wikipedia son demoledores con un número irrisorio de biografías de mujeres al lado del de hombres. Aunque varía mucho dependiendo del sector, lo cierto es que, de media, no llegamos ni al 10%. Y, demasiadas veces, muchas de estas biografías muestran exclusivamente sus relaciones familiares con los hombres a los que sí se considera verdaderamente relevantes. Son sus esposas, amantes, madres, hijas o hermanas y ese es el dato que se destaca de sus vidas.

Quién narra la Historia

Cuando se dice que la Historia la escriben los vencedores hay que recordar que, hasta hace relativamente poco, han sido hombres los encargados de plasmar los acontecimientos trascendentes de la humanidad: bibliotecarios, historiadores, documentalistas, periodistas… En otras épocas las mujeres no podían contribuir a esa narración porque tenían vedado el acceso a la cultura en general. Y, aunque corren nuevos tiempos, parece que las dinámicas no están cambiando con la misma rapidez que la propia tecnología permite. Pese a que en una herramienta como Wikipedia cualquiera puede editar, sólo hay un 13% de editoras. Un porcentaje claramente insuficiente.

La Historia del siglo XXI se está escribiendo en tiempo real. Y necesitamos perder el miedo y sentirnos legitimadas para escribir(nos) y documentar(nos). Debemos organizarnos para que ese avance sea sistemático y nos permita ir incorporando cada vez más voces. Editar en Wikipedia requiere un conocimiento técnico de la herramienta y uno práctico para documentar de forma fundamentada. Pero más importante que estos dos aspectos es hacernos conscientes de que, sin nuestra perspectiva, la de las mujeres, la narración de la Historia quedará mutilada, como siempre ha pasado.

Los criterios de relevancia

Otro de los problemas a los que nos enfrentamos es que, siendo Wikipedia una fuente secundaria en la que se documenta lo que ya hay publicado, se necesitan fuentes primarias en las que se visibilice a las mujeres. Los medios de comunicación, con una inercia machista difícil de romper, suelen dificultar este proceso. Por lo tanto, es necesario establecer alianzas desde una conciencia feminista: en esta lucha de hacernos visibles, todas en cada uno de nuestros ámbitos de actuación somos imprescindibles.

No sólo quiero escribir sobre mujeres en Wikipedia con el único argumento de que, si no lo hacemos nosotras, ellos no van a hacerlo. Quiero escribir sobre vosotras, poetas, arquitectas, fotógrafas, periodistas, científicas, filósofas, empresarias, activistas, escritoras, referentes y luchadoras, las que fuisteis, sois y seréis, porque todas y cada una de vosotras sois relevantes, sois imprescindibles y conformáis mi propia Historia.