Procesos de cambio

Rajoy busca llevar al Congreso la bronca de la financiación

[Artículo publicado originalmente en el diario Público]

El PP urge la comparecencia de Zapatero aprovechando la división socialista

PATRICIA HORRILLO / DAVID MIRÓ – BARCELONA – 11/08/2008 21:34

Mariano Rajoy considera que ha encontrado por fin el talón de Aquiles de Zapatero en la financiación y la división que suscita en el PSOE. Por eso, en una hábil jugada, el PP solicitó este lunes la convocatoria de la Diputación Permanente del Congreso para que autorice la celebración de un pleno extraordinario en el que el presidente del Gobierno dé explicaciones sobre esta cuestión. Y aunque el PP no tiene una propuesta alternativa clara, Rajoy declaró a Europa Press que se “está generando una crisis política muy importante” que puede afectar a la aprobación de los Presupuestos. “La gente tiene derecho a saber qué va a pasar con el dinero de los contribuyentes”, apostilló.

Precisamente, el presidente de CiU, Artur Mas, instó ayer al president Montilla a pasar de “las palabras a los hechos” y rechazar los presupuestos si no hay acuerdo sobre la financiación. En el mismo sentido se han expresado ERC e ICV. El portavoz popular, Esteban González Pons, puso ayer el dedo en la llaga al declarar que “en los últimos días parece que nuestro Gobierno es de coalición PSC-PSOE”.

Recelos en CiU

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, calificó de “chocante y sorprendente” que Rajoy se interese ahora por el Estatut y le reprochó que “nunca arrime el hombro”. Pero lo cierto es que el PSOE necesita ahora el apoyo de CiU o del PNV para rechazar la petición de comparecencia. Fuentes de CiU dijeron a Público que decidirán el sentido de su voto el mismo día de la Diputación Permanente pero que en principio no estaban por votar con un PP que “quiere cargarse la financiación” y que su único objetivo es “atacar al Gobierno”. El PNV también se reserva el voto.

Quizá esperando esta reacción poco entusiasta, Rajoy ya avanzó que “espero que todos nos apoyen y, si no nos apoyan, es evidente que algo tienen que ocultar”.

Reunión con Castells

Por su parte, la presidenta del PP de Catalunya, Alicia Sánchez Camacho, se reunió con el conseller de Economía, Antoni Castells, y le ofreció sumarse al frente unitario por la mejora de la financiación siempre que se haga al margen del Estatut. Se trata de una oferta inasumible ya que la norma catalana incluye un capítulo de financiación de consenso entre PSC y CiU.

Y en este contexto tan enrevesado la Comunidad de Madrid denunció que el Gobierno no le ha ingresado un total de 418 millones de euros que corresponden a los anticipos de Tesorería para salud. El consejero de Economía, Antonio Beteta, avisó de que si no llega el dinero el Ministerio debería “comunicar cuáles son los hospitales o centros de salud que, en su opinión, no deben seguir prestando servicios”.

El Ministerio respondió que es “rotundamente falso” que se haya negado ese dinero y que se está a la espera de conocer si se cumplen las condiciones para hacer el ingreso.

Los puntos calientes de la negociación

1. Los límites de la nivelación

Según el Estatut, la nivelación entre las comunidades para que todas puedan ofrecer prestaciones similares debe afectar a la salud, la educación y los servicios sociales básicos. Para la Generalitat estos tres paquetes representan un 75% del total de recursos que se reparten. Desde el Gobierno y otras comunidades se quiere incoporar como servicios sociales otros elementos como la justicia para elevar este porcentaje. A mayor porcentaje a repartir, menos dinero para Catalunya, y al revés.

2. ¿Cómo se contabilizan los inmigrantes?

Catalunya sostiene que atender a la población inmigrante tiene sobrecostes que deben reflejarse en la financiación y tiene el apoyo de Valencia. El Gobierno quiere minimizar al máximo ese criterio.

3. El criterio de la población

El peso del factor población en el reparto de fondos es ahora del 90%. Comunidades como Galicia, Castilla y León o Aragón quieren rebajar ese factor al 70-80% y que se computen otros como la extensión geográfica o el envejecimiento.