En democracia (no) hay sitio para la violencia

Algunas horas antes de que un chaval de 17 años diera un golpe en la cara a Rajoy en Pontevedra, moría asesinada, acuchillada, una mujer a manos de su marido en Zaragoza

 

Han golpeado a Rajoy. Un golpe a nuestro Presidente. Un golpe a la Democracia. En democracia, no hay sitio para la violencia. El dolor del golpe a Rajoy es un dolor agudo. Atenta contra la libertad de ideas. Cualquiera que piense distinto no puede ir golpeando al que no piense como él. Eso está claro. En esto tenemos que estar todos unidos. Sin matices. Y nadie puede comparar algo así con un asesinato de violencia machista porque los medios no lo pongan en portada al momento, porque lo de Rajoy es un atentado serio contra la democracia. Y es normal que se le dé la prioridad y la importancia que tiene, joder. Pero hay quien lo hace. Sí. Y quien lo hace es una hipócritaTambién mueren niños todos los días y seguro que eso no lo cuenta. O si pasa en África, que entonces no se quejaUna demagoga, vaya. Una oportunista que mezcla cosas que no hay que mezclar, porque qué tendrán que ver los cojones para comer trigo. Y utiliza cualquier excusa para meter el dedo en una llaga que escuece mucho. Y frivoliza con algo tan serio. ¿O acaso no están todos los partidos con este tema a cuestas en sus programas? Es que no les vale. No es suficiente para estas feminazis. Estas hembristas. Como si el gobierno fuera responsable de esas muertes. Además, si una tía lo saca, es porque está obsesionada con las mujeres y la violencia que se ejerce sobre ellas. Porque es una frustrada que seguro que folla poco y no tiene nada mejor que hacer en su vida que poner estas cosas por Twitter. Además de mentirosa porque los medios sí publican y hablan de las mujeres asesinadas. Joder que si hablan. Se ponen pesados los medios… Pero es que no se puede comparar que den un golpe al Presidente del Gobierno con que una mujer muera a manos de su marido. Eso no atenta contra la democracia. Es terrible, claro, pero también hay mujeres que matan a sus maridos. ¿Acaso se ponen todas estas tías feas, sin novio que las aguante, tan furibundas cuando una mujer mata a su marido? No. Y es que, además, el golpe a Rajoy lo fomentan las de izquierdas radicales. Esas que se pasan todo el día metiendo cizaña: que si esto es violencia machista, que si los piropos son agresiones, que si las mujeres cobran menos que los hombres, que si hay que sacar punta a cada puñetero comentario que se hace… Seguro que si no se hablara tanto del machismo, dejaría de existir. Señalar que no se le da tanta importancia al asesinato de la mujer como al golpe de Rajoy no es defender a la mujer, se llama enfermedad, mala educación y falta de respeto. O está mal de la cabeza o es una provocadora que busca su minuto de gloria. En todo caso, se lo debería mirar. Es demencial.

 

Han golpeado a Rajoy. Un golpe a nuestro Presidente. Un golpe a la Democracia. En democracia, no hay sitio para la violencia… Y, sin embargo, desgraciadamente lo hay. Y mucha. Mucha violencia diaria. Alguna se ve. Otra no se ve. Pero incluso la que no puede ser tapada, la que salpica porque conlleva la muerte, también se invisibiliza. No se le da el espacio en las instituciones ni en los medios. Y si se pone de relevancia esa falta de sensibilidad a un cáncer que está matando, y nos va a seguir matando, es peor. Es demagogia.

Necesitamos una democracia en la que, de verdad, no haya sitio para la violencia. Para ningún tipo de violencia. Y que cuando veamos una noticia del asesinato de una mujer, los medios la pongan en portada y como sociedad sintamos repulsión y vergüenza, y trabajemos para que no vuelva a haber ni un caso más. Sin una educación con la que entendamos que nuestras desigualdades tienen un origen cultural, nos seguirán agrediendo pero jamás seremos portada de los medios porque los golpes a la democracia sólo son los que recibe un Presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *