Imponer es imponer

El martes pasado, tras cubrir por Twitter el seguimiento de la manifestación convocada para protestar contra las supuestas cargas de la Policía en el Paseo del Prado, y que desembocó delante del Congreso de los Diputados, me desmarqué de la acción. La razón es sencilla: cuando las marchas indignadas llegaron a Madrid el sábado 23, entendí que muchos desearan compartir con el resto de personas la experiencia del viaje; por lo tanto, no me pareció mal que se acampara en la mediana ajardinada del Prado (entre Cibeles y Neptuno). Sin embargo, pasado el fin de semana, no comprendí la necesidad de seguir ocupando ese espacio de la vía pública, cuando no se había pedido ningún tipo de autorización.

Peor me pareció que el martes, ya un día laborable en la capital, hubiera gente que, sin ningún motivo, decidiera tumbarse en la calzada cortando el tráfico de esta importante vía de la ciudad. Como no podía ser de otra manera, los antidisturbios llegaron y sacaron de la calle a la gente. No realizaron ninguna carga sino que despejaron la vía (cargar es lo que pasó en Barcelona cuando el desahucio de El Clot). La reacción no se hizo esperar: manifestación ese mismo día para protestar contra la brutalidad policial. Los que me conocen saben que no soy ninguna defensora de la prepotencia policial (ya he puesto de manifiesto mediante un vídeo cómo muchos agentes van ilegalmente sin identificar). Sin embargo, o distinguimos entre lo que es “mantener el orden” y lo que es “una acción policial desmedida”, o estamos perdidos. Ponernos en contra a Policía y resto de ciudadanos impidiendo su libre circulación es un grave error.

Esta mañana, han desalojado a los que quedaban en el Paseo del Prado y los vestigios de Sol: ese intento de caseta informativa sobre el movimiento #15M y unos elementos de tipo (pseudo) “artístico”. Da igual que el motivo sea la llegada del Papa: todo eso estaba siendo impuesto a la ciudad. Si el #15M pretende ser un movimiento pacifista que cambie y mueva las conciencias, ese no es el camino. No se puede denunciar la imposición aplicando medidas impositivas. Si se desea informar a la gente, hay que entrar en el sistema y utilizar las herramientas para hacerlo. ¿Quién podía pensar, sinceramente, que semejante artefacto construido con palets fuera a formar parte de la fisionomía del centro de Madrid?

Imponer es imponer, venga de donde venga esta imposición. No podemos creer que, por tener unos pensamientos determinados, nos avala una primacía moral que legitima nuestros actos contra el poder establecido. Esa no es la forma de cambiar las cosas. Si se quiere usar la fuerza, no seamos mojigatos: terrorismo ciudadano contra el poder y toda la violencia posible. Pero si, como yo pienso, el #15M quiere calar y modificar la raíz de nuestra sociedad, deberá hacerlo empapándola de nuevas ideas para que el resto de personas las vaya asimilando e incorporando de forma progresiva, y siempre desde el respeto sin juzgar ni desacreditar a los que no las aceptan o comparten.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Tumblr

7 comentarios

  1. Personalmente lo que veo del 15 M inicial ya no queda nada más que el recuerdo y así tiene que ser… éso ya ha pasado y revolucionar es despertar constantemente cada mañana, no apotronarse en copiar las raices de la matriz, de consensos vacios ya establecidos de los “grupis sectis” que marcan directrices veletas en contra del viento de libertad y propuestas habladas y decididas en la barra del bar de los sectores mayoritarios. El 15 M está agonizando en su propio goce burucrático de la “buenas maneras”… personalmente espero un 16 D ó 24 X… sin organización, con alma y conciencia…

  2. te estamos esperando, hay sitio para todos, pero si decides no volver también estará bien, buen rollo siempre. Vi tus fotos subidas en tiempo real porque pusiste el enlace en el stream, es ua pena que no veas que quieren terminar con el movimiento y que harán lo que sea para conseguirlo. Son circunstancias especiales, en circunstancias normales la gente no duerme en la calle, pasando frio, ni se hace caminatas de 600 kilometros. UN saludo y hasta pronto.

  3. Patricia, tienes toda la razón, de cortar el tráfico y buscar la confrontación con la policia no saldrá nada bueno.
    Al renunciar a la via política el movimiento se está suicidando. Tenemos calendario electoral y una oportunidad REAL de cambiar las cosas.
    Nos falta alguien que saque los colores a los líderes del movimiento y a los lideres de los partidos de democracia directa por miopia y inacción. Nos falta alguien que cuente la historia de como unos patatas dejaron pasar la oportunidad de su vida de cambiar el mundo.
    Solo avergonzándolos públicamente por ineptitud se daran cuenta de ello y conseguiriamos remover conciencias.

  4. Al anónimo de (patri bonita).

    ¿Estás ciego? La reacción de ese policía es desmedida, que clase de amenaza es “te voy a meter una hostia” a la primera negativa de entregar el DNI?.

    Y por cierto, exigir el motivo de identificación es completamente legítimo, no es normal lo gallito que se le puso el policía, es más, él es el único con legitimidad para emplear la fuerza y tan solo por eso tiene toda la responsabilidad y deber de evitarlo.

  5. Sinceramente, soy de los que piensan que cuando en un blog empiezan a aparecer comentarios anónimos como algunos de los publicados por aquí, es por que se están haciendo las cosas bien.

    Ánimo, Srta. Horrillo, hay una cosa llamada sentido común, y salta a la vista que los “anónimos-defiende-lo-indefendendible” anda bastante escasos de él.

    Saludos mapatxiles.

  6. el problema no es la acción en sí o su legimitidad sino que no ha estado respaldada por una masa crítica suficiente.

    El 15-M es pacífico, no pacifista que no es lo mismo.

    Protestando sin molestar en una esquina un martes a las 10 de la mañana no vamos a ninguna parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *