“¡No pegues a mi hijo! ¡No pegues a mi hijo!”

[Artículo publicado originalmente en ZonaRetiro.com]
P.Horrillo.- El grito repetido de una señora a los antidisturbios para que dejaran de apalear a su hijo no sirvió para que pararan. “Él está por aquí pero me ha pedido que no diga dónde porque está muerto de miedo. Cuando pusimos la denuncia no quisieron escribir que había sido agredido por un policía”, explicaba esta mujer a la que se le entrecortaba la voz con el relato. Su testimonio fue uno de los muchos que dieron víctimas de agresiones por parte de la Policía, familiares de estos y testigos de los hechos en una asamblea que se celebró el pasado martes en los jardines de la Plaza de Oriente. La convocatoria, que aglutinó a más de 200 personas, se hizo a través de las redes sociales a raíz de las cargas policiales contra manifestantes durante los días 17, 18 y 19 de agosto, las cuales se saldaron con unos 15 manifestantes heridos, nueve periodistas agredidos y al menos ocho personas detenidas.
Foto: @patrihorrillo | CC BY/SA

Entre todas las caras anónimas hubo dos que destacaron: la de la chica que aparecía en el vídeo de la calle Atocha en el que unos policías le pegaban una bofetada y la del fotógrafo al que después apalearon. La chica se llama Katerina y es menor de edad (17 años) y mostró mucha entereza al escuchar las experiencias de otros agredidos. Está tranquila pese a la terrible experiencia y a las amenazas que dice haber recibido, aunque también le preocupan las secuelas de los golpes “me duele bastante el costado en el que me dieron”. El fotógrafo, Daniel Nuevo, vino a la asamblea y estuvo un rato hablando con la menor agredida antes de volverse a Córdoba, todavía incrédulo con lo que ha pasado.

Foto: @patrihorrillo | CC BY/SA

Un chico explicó cómo, teniendo la cara llena de sangre, que le brotaba una herida en la cabeza, pidió algo para que le limpiaran y el policía le respondió “a ver si te crees que hemos venido aquí a limpiar… ya te limpiarás cuando llegues a tu casa”. Otro hombre (cuya apariencia nadie podría identificar con el extendido y despectivo adjetivo de “perroflauta”) explicó que mientras le iban pegando según intentaba andar le gritaban “guarro”. “Están identificando a la izquierda como un grupo de guarros al que odian”, explicó sensiblemente afectado por lo que había vivido.

La asamblea comenzó a las 19 horas y se extendió bastante debido a las intervenciones de muchas víctimas y testigos, y también a la aportación de la comisión de legal que explicó algunas claves importantes de cara a nuevas detenciones: “El habeas corpus es un procedimiento por el cual solicitas comparecer inmediatamente ante un juez para que valore si la detención hecha es ilegal. Puede solicitarlo el mismo detenido a un policía aunque también lo puede hacer su abogado o un familiar”. Durante todo el tiempo que duró la asamblea, dos furgones de la Policía estuvieron cerca de la concentración aunque sin intervenir en ningún momento.

Foto: @patrihorrillo | CC BY/SA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *