Un documental “para que todos experimenten lo que sintieron los acampados en Sol”

[Artículo publicado en Público]

El documentalista Stéphane M. Grueso, el hacker Pablo Soto y la periodista Patricia Horrillo presentan en el Museo Reina Sofía su nuevo proyecto: ‘15M. Excelente. Revulsivo. Importante’

LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUEL | Madrid | 04/12/2012 | 10:53 

Se han escrito muchas palabras para definir el 15-M. Y Stéphane M. Grueso (@fanetin) ha escogido tres: “Excelente. Revulsivo. Importante”, para titular un documental que retrata lo que fue ‘su’#AcampadaSol y cómo vivió el despertar de las plazas hace año y medio. En realidad, esas palabras no son suyas, sino son las que utilizó José Luis Sampedro para definir al movimiento en una entrevista que le hicieron en la Cadena Ser. Stéphane las ha cogido y las ha reutilizado para su proyecto, es el espíritu Copyleft. El mismo que ha guiado y en el que se basa este proyecto: la colaboración.

Y, como no podía ser de otra forma en algo que se ha cocido en las entrañas del 15-M, esta obra es el resultado de un trabajo colectivo. Junto a Grueso, el hacker Pablo Soto y la periodista Patricia Horrillo son los alma mater de este proyecto que no es más que “una pequeña pieza en una gran caja que queremos que sea el proyecto 15Mcc”, como definió el mismo director en la presentación del documental que tuvo lugar este lunes en el Auditorio Sabatini del Museo Reina Sofía de Madrid. ‘15Mcc’ es un “paraguas” bajo el que sus tres impulsores esperan que se puedan desarrollar infinidad de proyectos y en el que “todo el que quiera pueda contar su propio 15-M”. Y todo basado en la red, en el intercambio.

De momento, su paraguas alberga tres proyectos: el documental que presentaron este lunes, un libro que está aún en proceso de creación colectiva y la página web, que cuenta con el ‘Banco de Ideas’, la ‘15Mpedia’ y otros materiales como las entrevistas que durante los últimos meses Grueso ha hecho a distintos activistas, periodistas e intelectuales, algunas de las cuales las ha utilizado para el documental.

“Este documental no representa al 15-M ni a nadie” indican unas letras blancas sobre fondo negro al inicio de la presentación. Sus autores han querido dejar claro en todo momento que este es sólo un relato más del movimiento de las plazas que empezó este “ya lejano” 15 de mayo. Y lo han hecho porque no están “de acuerdo con cómo se está representando el movimiento 15-M en los medios de comunicación”, según relató el director, “cualquiera que no haya participado debe de pensar que somos jóvenes ultraizquierdistas sucios y que Sol era un campamento de entrenamiento de la RAF en el norte de África”.

El auditorio del museo se llenó pronto y muchos de los que habían venido a ver el documental se quedaron fuera. Los que sí entraron salieron todos conmovidos. No lo analiza políticamente ni da las claves para entender este fenómeno que ha sido la eclosión de un movimiento social de características tan innovadoras. Tampoco lo pretenden. Si algo consigue este documental es retratar el lado humano que habitaba la puerta del Sol esas jornadas de 2011 y, sobre todo, conmover. Como explicó la propia Patricia Horrillo, estaba pensado para que aquéllos que no lo habían vivido en primera persona pudieran experimentar unos sentimientos lo más similares posibles a los que habitaban las tiendas Quechua.

Narradas con la voz del propio Stéphane M. Grueso, las imágenes y los testimonios de los entrevistados nos llevan desde los antecedentes de la manifestación de Democracia Real Ya hasta los primeros minutos en la sentada tras las cargas policiales, en los que gestaba lo que sería la #AcampadaSol. Después, el torbellino de la movilización y la incapacidad de los medios de comunicación tradicionales para entender y explicar el fenómeno. Y, no podía faltar, la violencia policial, que también sufrieron en propias carnes los tres impulsores.

Todo el proyecto está bajo licencia Creative Commons, que más allá de una licencia es un espíritu de “compartir y colaborar”, como entienden sus creadores. Se basa en la libre distribución, copia y modificación de la obra, siempre que se reproduzca bajo la misma licencia. Pablo Soto, programador, hacker y uno de los principales impulsores en España de la tecnología P2P, llamó al público a “coger el documental, meterlo en cientos de CDs y ponerte a venderlo en la Puerta del Sol y hacerte rico, por nosotros estupendo. Aunque nosotros no tengamos beneficio nos da igual”. Además, “también puedes remezclarlo y difundirlo, sólo hay una condición, que lo hagas bajo la misma licencia”. Al fin de cuentas lo que quieren es difundir, que les copien, les vendan y les mezclen.

“Quiero explicar quiénes somos y qué es lo que hacemos”

Al terminar, el director del documental está satisfecho.

¿Cómo ha ido la presentación?

Es muy emocionante. A diferencia de otras películas, esto no lo veo como un final, sino como un principio. Ahora tengo mucha ansia de enseñarlo, como un bebé. Nosotros los documentalistas tenemos una relación muy especial con nuestro proyecto, de amor. Estoy muy cansado y con muchas ganas de difundirlo.

Cada vez que lo veo me sigue emocionando. Hay partes de la película que he visto más de 50 veces y se me siguen poniendo los pelos de punta cada vez que las veo.

¿Qué te ha impulsado a embarcarte en este proyecto?

Quiero explicar quiénes somos y qué es lo que hacemos. Nosotros estábamos allí en la Puerta del Sol y veíamos cómo los medios no informaban bien de lo que allí estaba ocurriendo. Yo veo que están pasando cosas muy interesantes y mi forma de colaborar con eso es hacer lo que mejor se hacer: documentales. Quiero dejarlo documentado, no sólo con el documental sino a través de las entrevistas largas que están disponibles en Youtube.

Cuando muestras una realidad siempre te estás dejando otra fuera de foco. ¿En qué te basas para enfocar hacia un lado y no hacia el otro?

Esta es mi visión personal. La gente que sale es la gente con la que yo he convivido en la plaza. El proyecto 15Mcc da posibilidad a todo el que quiera de contar su propio 15M. Y esta película es precisamente eso, mi propio 15M.

¿Y los entrevistados?

A prácticamente todos los entrevistados los conocí conviviendo con ellos en la Puerta del Sol. A casi ninguna lo conocía antes del 15 de mayo. Además, soy amigo íntimo de la mitad de los que salen ahí.

¿Por qué has elegido ese título?

En un primer momento se iba a llamar ‘Dormíamos, despertamos’. Pero antes de que lo acabáramos se estrenó otro documental con ese título y tuvimos que buscar otro. Entonces una mañana escuché una entrevista a José Luis Sampedro sobre el 15-M y dijo estas tres palabras y dije: “ya tengo título”.

Es un título horrible, nadie se va a acordar de él. Pero éste seguro que no me lo quitan antes de acabar la película.

¿Cómo habéis financiado todo esto?

Somos tres personas que nos hemos juntado y hemos dedicado una año de nuestra vida casi exclusivamente a esto. Yo tengo dinero, tengo tiempo, tengo una oficina y tengo una cámara. Nos hemos autofinanciado y cada uno ha puesto lo que ha podido. Vamos a publicar explicado todo lo que nos ha costado e intentaremos recuperar algo mediante donaciones. Pero no recuperaremos todo, es una aportación personal al 15-M.

¿Y qué te llevas después de haber hecho este trabajo?

Hacer el documental me ha ayudado a ordenar todo lo que sentía. El 15-M ha sido un proceso de aprendizaje muy rápido y esto me ha ayudado a entender todo esto que ha pasado y aclararme.

¿Qué futuro le espera al 15-M?

Siempre digo lo mismo: el 15-M ya ha ganado. Ha cambiado a muchas personas, como a nosotros, y ha hecho muchos buenos ciudadanos. Eso es ya una victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *