18 años por matar a un bebé

[Artículo publicado originalmente en Público]

El procesado agredió al hijo de su pareja porque le hizo perder una partida de la videoconsola

PATRICIA HORRILLO – BARCELONA – 16/07/2008 21:39

La Audiencia de Tarragona ha condenado a 18 años de prisión a Luigi Durán Guzmán, el joven que mató al bebé de su pareja porque le había hecho perder una partida de la Play Station al tocarle el mando. La sentencia aclara que se podría haber evitado la muerte del niño si el procesado lo hubiera atendido tras el incidente, en lugar de seguir jugando.

Los hechos ocurrieron el 1 de septiembre de 2007, cuando Durán, de 19 años, se había quedado a cargo de Yomar José, el bebé de 11 meses de su compañera Yessica Helaine F. A., en su domicilio de Reus (Tarragona). Al mediodía, Durán, que había hecho otras veces de canguro, jugaba una partida del Mortal Kombat en su videoconsola cuando el bebé le hizo perder el juego. Este fue el motivo por el que Durán golpeó a Yomar José en el abdomen, en la espalda y en la cabeza, provocándole las lesiones que, más tarde, acabaron con su vida.

Enajenación mental

Tras la paliza, Durán dio un baño al bebé para espabilarlo, lo dejó en la cama arropado y, pese al llanto, continuó jugando. Cuando su pareja llegó y pidió a Durán que despertara a Yomar José para comer, el bebé no reaccionó. Aunque lo llevaron al hospital inmediatamente, no pudieron hacer nada para salvarlo. El pequeño murió como consecuencia de los golpes que le habían producido una hemorragia interna.

Según los argumentos expuestos por los psiquiatras durante el juicio, el procesado no padece ninguna enfermedad mental. Y, pese a llevar jugando varias horas, el hecho de perder la partida no le pudo producir un estado de enajenación mental, como había argumentado la defensa.

Un estado de esas características “no sería compatible con el hecho de que el acusado luego bañó al bebé, lo acostó y continuó jugando la partida en la videoconsola Play Station. Su comportamiento tampoco sería compatible con que luego fuera capaz de recordar lo acontecido ante la Policía”, sostiene la juez que ha instruido el caso.

Una agresión cruel

Por el daño ocasionado, Durán deberá indemnizar con 95.000 euros a la madre del bebé fallecido, Yessica Helaine F. A., quien continua manteniendo una relación afectiva con el condenado, fruto de la cual nació recientemente una niña.

La Fiscalía, la acusación particular y la popular, ejercida por la Generalitat, habían solicitado una pena de 24 años de prisión al considerar que el procesado fue autor de un delito de asesinato con los agravantes de parentesco y de ensañamiento.

Sin embargo, la juez descarta ese último punto porque no se ha podido probar que el asesino fuera consciente o quisiera provocar un sufrimiento adicional al bebé. “No hay dudas de la crueldad de la agresión, pero no toda acción cruel permite afirmar la existencia de ensañamiento”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *