De 15M.cc a Madrid.15M.cc

[Artículo publicado originalmente en madrid15m (nº 3 - pág. 23)]

«Queremos proponerte algo». Con esta frase, Pablo Soto (@pabloMP2P) junto con Stéphane M. Grueso (@fanetin) embarcaron a Patricia Horrillo (@patrihorrillo) en un proyecto cuyo objetivo parecía sencillo: difundir el 15M mediante un libro y un documental que llegaran a todo el mundo. Desde el mes de mayo de 2011, los tres se habían encontrado en muchas ocasiones en la Puerta del Sol y, ante la insistencia de Soto para que Grueso hiciera un documental, él mismo se comprometió a abordar un texto de análisis sobre el incipiente movimiento social. Además, pensaron también en desarrollar una página web que permitiera a los ciudadanos subir material sobre “su 15M”, a modo de “banco de ideas”, para compartir con la comunidad. Horrillo, por su parte, era la persona que se encargaría de coordinar el desarrollo de las obras, comunicar los avances y postear aquellos materiales nuevos que fueran viendo la luz en el blog y en las redes sociales.

La definición y los pilares sobre los que se apoyaba 15M.cc parecían muy claros: analizar el movimiento 15M en un proyecto «colaborativo» (buscando formar una comunidad participativa), «copyleft» (usando una licencia Creative Commons BY/SA 3.0 ES), «transmedia» (escribiendo un libro, produciendo un documental y desarrollando una página web) y «sin ánimo de lucro» (intentando recuperar la inversión una vez terminadas las obras a través de donaciones). Nueve meses más tarde, ese planteamiento ha ido evolucionando y creciendo de forma apasionante.

Un proyecto colaborativo

Cuando el 15 de septiembre de 2011 se publicó el primer post en el blog del proyecto, la reacción no se hizo esperar y decenas de personas empezaron a seguir los pasos de 15M.cc en el mismo blog, en su cuenta de Twitter (@15M_cc) y en su página de Facebook (https://www.facebook.com/15M.cc). La respuesta de la gente fue claramente positiva y, tan solo la gestión de todo aquel entusiasmo en forma de correos, tuits y mensajes con ganas de colaborar, resultó abrumador.

El deseo era que la gente colaborara en el proyecto pero ¿cómo dinamizar esa ayuda? No se habían marcado listas de tareas ya que todo el proyecto tenía un punto experimental en el desarrollo de la creación colectiva. Así que establecieron una serie de reuniones presenciales en el MediaLab Prado (@medialabprado), aprovechando que su proyecto formaba parte del ‘Laboratorio del procomún’, y crearon grupos de trabajo online como espacios virtuales de diálogo. La recogida de material cedido por cientos de personas se instauró como una actividad más de 15M.cc que, poco a poco, ha ido sumando terabytes de vídeos, fotos y audios a un archivo que sigue creciendo.

Según pasaron los meses, se dieron cuenta de que no les daba tiempo a gestionar aquel volumen de actividad, y vieron la necesidad de abrir 15M.cc a una participación más proactiva. Así, propusieron a varias personas que se habían involucrado de forma más constante desde el principio la coordinación de los grupos de trabajo. El objetivo era que cada área pudiera desarrollarse y crecer sin el seguimiento de uno de los tres iniciadores.

Y ¿qué pasa con las obras?

El compromiso inicial fue presentar en público el 15 de mayo de 2012 el documental y el libro, y que el “banco de ideas” estuviera funcionando antes de finalizar 2011. Pero en enero, Soto tuvo que dejar la coordinación del libro por motivos laborales por lo que Horrillo asumió esa labor. Por su parte, Grueso había visto que el desarrollo colaborativo del documental tampoco estaba resultando tan fluido como había presumido. Y la web, que fue cobrando cada vez mayor importancia, no consiguió desarrollarse en los plazos fijados. Por todo ello, un mes más tarde se anunció el traslado de la fecha del estreno a septiembre y la web en funcionamiento a partir de mayo.

Conversaciones 15M.cc

Desde el principio, Grueso decidió que para el documental sólo se utilizaría el material cedido por la comunidad, ya que era una forma interesante de mantener ese espíritu colaborativo. Sin embargo, quería realizar una serie de entrevistas con personas que, por diversos motivos, eran interesantes para entender lo que estaba pasando en las plazas y en los barrios desde el 15 de mayo de 2011. Así surgió la idea de las «Conversaciones 15M.cc» que se han ido publicando en el blog íntegramente y que, a día de hoy, suponen una base de análisis del 15M muy interesante.

La importancia de ser copyleft

La elección de la licencia estuvo clara desde el principio. Se optó por una Creative Commons Atribución / Compartir Igual (CC BY-SA) porque es una licencia que permite copiar y reutilizar el material, incluso de forma comercial, y obliga a que se mantenga la misma licencia (lo que facilita la creación futuras remezclas). A la hora de usarla, es un auténtico ‘hackeo’ del sistema y asegura la máxima difusión de las obras, principal objetivo de 15M.cc.

Bajar un escalón

El 13 de febrero de 2012 vio la luz el primer “proyecto hermano” de 15M.cc de la mano de miembros de la Asamblea del 15M de Málaga [http://cos.as/2pg]. Ellos vieron la necesidad de contar ‘su 15M’, dando el espacio suficiente a aquellos aspectos relevantes del movimiento en su ciudad, con especial atención al tema de los CIEs. Esa nueva iniciativa hizo reflexionar a los iniciadores de 15M.cc sobre lo importante que sería que más personas o colectivos se sumaran a hablar sobre el 15M desde sus propias perspectivas. Por tanto, lo que se plantean ahora es un cambio estructural del proyecto que esperan que ayude al surgimiento de nuevas iniciativas. De tal modo que, 15M.cc se convierte ahora en un “paraguas” de proyectos que sólo deben cumplir dos características: que traten o se relacionen con el 15M y que tengan una licencia de Creative Commons.

Así, el proyecto de partida que tenía por objetivo analizar el 15M a través de un libro y un documental “baja un escalón” y se convierte en Madrid.15M.cc. Aunque en el caso del documental, Grueso ha percibido la necesidad de centrarse más en lo ocurrido en la capital, Horrillo no cree que el libro esté limitado por un entorno geográfico, por lo que no quieren que el nombre se vea como una forma localista de afrontar esta nueva etapa, sino una denominación fácil de entender. Por otro lado, viendo la importancia que ha ido cobrando el desarrollo del “banco de ideas”, Soto, Grueso y Horrillo esperan que los nuevos proyectos hagan suya esta importante herramienta de recopilación de materiales (fotografías, textos, vídeos y audios).

Este proyecto, como se explicó desde el principio, está vivo y abierto a cambios según vayan surgiendo elementos que puedan mejorarlo. El objetivo es conseguir que cada persona haga suyo 15M.cc en la medida que pueda y quiera, y participe en aquellos aspectos en los que se sienta cómodo. Por lo tanto, para los que quieran colaborar o proponer un nuevo proyecto que forme parte de este paraguas, pueden escribir a contacto@15M.cc. Toda la información del proyecto se encuentra en 15M.cc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *